lunes, 21 de noviembre de 2011

348 & Cia.

Soy consciente de lo cansino que puedo llegar a ser pero es que con la 348 estoy que no micciono.

El sábado tuve la suerte de compartir unas horas con Julián, Carlos y Germán que fueron de lo más agradable por tres razones:

1.-Estupenda compañía
2.-Sesión de taller, es decir, sigo con mi F.P. particular.
3.-Paseo por el campo con las motos que, sorprendentemente, también sirven para montar en ellas.

Germán vino con dos motos. Una 247 preciosa pero con problemas de ajuste que hacen que no vaya como debe. Después de cambiar el retén del cigüeñal por el lado del encendido y de ajustar el avance, sigue mal por lo que tocará operar a corazón abierto. La otra es una 348 segunda serie, tan bonita o más que la primera y que esta sí, iba realmente bien. Como Germán cuida mucho el aspecto estético, me vino muy bien para comparar su moto con la mía y ver qué tenía que cambiarle para dejarla original, que es como me gustan.

Unas fotos de las dos juntas:

A la izquierda la de Germán

A primera vista, hay cambiar el faro, acelerador, manillar, puños y poner manetas negras con sus guardapolvos. Posiblemente deje el manillar de momento. Por cierto, si alguien sabe cómo conseguir el guardapolvos del acelerador, ruego me lo haga saber. En esta foto se ve mejor cómo deben ser los elementos a cambiar:

Original como ella sola. Sólo falta tener subido a Rathmell.

El cuentakilómetros con su soporte y su correspondiente cable de reenvío también tienen que ser instalados. Estos son los elementos originales:

Cuentakilómetros, soporte y cable de reenvío originales

Otra de las cosas que tendré que ponerle son los adhesivos que le dan ese toque especial. Estos son los que debe llevar:

No falta detalle
Como no hay nada peor que un friki cabezota, también busco algo que Germán oculta debajo del asiento y que, aunque no se vea, debe estar en su sitio. En la foto se ve a lo que me refiero:

Si no fuera porque es un gran tipo, le odiaría por ésto

Efectivamente, la caja de herramientas con su trapo original y todo. Una vergüenza. Lo peor fue su cara de disfrute mientras me lo enseñaba.

Un detalle que no puedo dejar de señalar es el magnífico trabajo realizado en las botellas de la moto que como sabéis, vinieron pintadas de negro, lo que queda horroroso y ahora incluso anacrónico dado que las góticas nos han dejado. No voy a decir que lo hice yo porque pecaría de inmodestia :-))).

Aprovechando que desmontábamos la horquilla, Julián le cambió los retenes mientras servidor decapaba. Ya dice él que debo dedicarme a trabajos de valor añadido, lo que traducido significa que esté donde no pueda romper nada :-))  La verdad es que quedaron mejor que nuevas:

Trabajo profesional
Después del atracón de 348, salimos a montar un rato con las 348, la 349/4 y la Enduro 250 de Julián. Esta última, es preciosa.

Un vídeo donde se ve lo bien que va la 348 aunque habrá que cambiar el condensador porque en caliente sólo arranca empujando. Aprovecharemos para experimentar con algo "nuevo". Ya publicaremos el resultado.

video

Como ya empezaba a sentirse un vacío en el estómago y siguiendo la moda, paramos en una gasolinera. Mientras comíamos, dos guardias civiles de tráfico decidieron lo mismo (o escoltaban a alguien, quién sabe) y se encontraron con esta imagen:

No matrículas, no papeles, no ná

Se tiraron un buen rato mirándolas y comentando algo entre ellos antes de entrar. Mi teoría era que estaban decidiendo cuántas recetas nos iban a extender. Julián decía que como son tan moteros o más que nosotros, estaban simplemente disfrutando del espectáculo. Afortunadamente, tenía razón él porque no nos dijeron nada. Lo cierto es que el espectáculo era como para disfrutarlo. Porque son bonitas como ellas solas.

Una vez se hubieron ido, hicimos lo mismo por si se arrepentían y decidían volver. Antes una foto de los susodichos:

Germán, Julián y Carlos

Según vaya cerrando el círculo con la 348, iré dando la murga.

Abrazos.


miércoles, 9 de noviembre de 2011

348

Hace treinta y cinco años, estaba comentando con un amigo que había estado en Cantó para comprar una moto por las notas y que como la Minicross y la Cota 49 no la recibirían hasta pasado el verano, había elegido una Scorpion 50 R que tenían disponible. La paciencia nunca ha sido una virtud que me adorne y menos en esa época. Recuerdo perfectamente las palabras de mi amigo: "pues yo prefiero esperar a  la moto que quiero a tener una que ni conozco. Yo estoy esperando a que salga una Montesa totalmente nueva que se llama 348". Era la primera vez que escuchaba esa extraña combinación de dígitos (no compraba revistas de motos porque no tenía un duro nunca así que no estaba al día).

Montesa siempre ha elegido cifras curiosas para bautizar a sus modelos de trial. No sé muy bien por qué, ya que en enduro o motocross no era así. Salvo la Cota 25, el resto se quedaba siempre a un paso o dos del redondeo como la 49, 74, 123, 172, 247 o la 348 que es la que nos ocupa ahora. Luego vendrían la 349, la 242, la 330, etc. Lo curioso es que debería haberse llamado 304 o algo así porque su cilindrada es de 305cc., no sé por qué optaron por hacerla parecer de 350cc.

También recuerdo perfectamente la impresión que me dió la primera vez que la vi, allá por diciembre de 1976 y cómo sonreía el mamón aquél restregándome la moto más bonita que había visto nunca mientras decía, "¿ves cómo es mejor esperar?". "A mí no me habrían comprado una moto tan grande" contesté intentado que no se me notase la envidia, aunque lo que decía era cierto. Estaba hipnotizado con la línea de la moto y de su sonido,  grave y nada estridente.

Para más INRI, aparecieron 348 como setas y a mi alrededor todos tenían una, supongo que cayó la lotería por la zona o algo. Esta preciosa foto es de 1978 y el grupo son amigos que, salvo el de la izquierda que tenía una 247 U.K., el resto tenía 348. El de la derecha es Gerardo, un loco que se hacía una recta de dos km. en caballito y en quinta (sentado) y con el que hace unos meses he vuelto a contactar:



Esta introducción tan larga tiene como objeto situar la importancia que para mí tiene este modelo en concreto. No la tuve a pesar de ser la que más me gustaba. Más que la 172 que tuve la suerte de disfrutar unos años después y que la 125L que supuso mi última moto hasta pasados muchos años en que volví a este maravilloso mundo.

Quizá por ello cuando compré una moto corriendo para el cursillo de Mick hace ahora nueve años, fue una 348, en este caso Trail, la que sale en la foto de portada del blog y poco despùés una 348 Malcolm Rathmell a Ramón Sallés que dejé hecha una preciosidad. Pero fue en un momento en que estaba totalmente absorbido por el trabajo y actuaba de forma compulsiva por lo que vendí las dos para que entrara la 330 que me ha acompañado en los triales los últimos siete años.

Hace ahora dos años, el trabajo cambió, mi estado mental también. Desde entonces me he preguntado un montón de veces por qué vendí la 348 si me encantaba. Al menos con esa venta gané un amigo, Miguel.

Como el diablo la lía, dos días antes de ir a Cabrianes tropecé con una anuncio de una en muy buen estado y que estaba muy cerca de allí. Una llamada y el viernes 28 de octubre acabó en la furgoneta de Paco Chana, como se ve en la anterior entrada, la de Cabrianes 2011.

Quitando que el faro no es el suyo, que le falta el cuentakilómetros y que un mamonazo pintó las botellas de negro, la moto está original y en muy buen estado.

Esta foto me encanta porque están las dos Cotas que más me gustan, la 348 y la TG que tan bien se portó en Cabrianes:

La primera Cota y su evolución

Desde esta perspectiva también son preciosas

Mira que está bien hecha

El funcionamiento no era bueno, no mantenía el ralentí y sonaba como si le entrara aire por algún sitio y por ello la llevamos al taller de Julián a ver qué le pasaba. Al ver que tenía muy poco aceite en el embrague, parecía lógico pensar que el retén del cigüeñal podría estar mal y ya puestos, cambiamos los dos (cuando digo cambiamos quiero decir que Julián cambió).

Aquí se ve cómo se extrae el volante de inercia con un extractor original Montesa. Lujos que pocos se pueden dar :-)

video

Al abrir la tapa del encendido, vimos que estaba muy sucio el alojamiento de éste, por lo que también ese retén parecía estar mal.

La foto se hizo después de pasar un trapo pero tenía aceite




Limpieza de filtro de aire, muy sucio, gomaespuma cambiada y limpieza del carburador y la moto funcionó muy bien pero sólo durante un rato. Parece que algo falla en el carburador, seguro que se soluciona el próximo día.

El filtro estaba asqueroso y la gomaespuma fosilizada

El Amal también estaba guarrísimo y algo le sigue pasando

Al menos dió un rato de satisfacción.

Nada más arrancarla, sonaba muy bien:

video

En el campo se portó muy bien hasta que dejó de hacerlo, claro. Se me hacía raro por la postura tan distinta, tendré que echarle unas cuantas horas si quiero correr algún trial con ella, que es lo que pretendo. Me importa muy poco que no sea la mejor para competir porque, al fin y al cabo, tampoco yo sirvo para eso. Aunque después de ver ganar a Cirera en Robregordo con una, me parece que es problema de pilotaje, no de moto.:


video


Para terminar, pregunta de trivial:

¿Para qué es este hueco que tiene en la tapa del embrague?

Esta imagen sale en la prueba del Solo Moto pero no explica para qué sirve.

En fin, como decía dicha revista, "SENCILLAMENTE EXTRAORDINARIA"