viernes, 9 de octubre de 2015

Las insoportable levedad del concejal


El concejal de Economía del Ayuntamiento de Madrid es una muestra más de lo estúpida que es nuestra democracia.

No se entiende que gente con una formación y/o capacidad intelectual deficiente pueda acceder a puestos de gestión y de decisión que nos afectan a todos.

Para trabajar como directivo en cualquier empresa se exige un nivel de conocimientos y preparación que no parece ser necesario en la Administración Pública. Y no hablo de funcionarios, me refiero a los que nos representan y que finalmente son los que hacen las infinitas leyes y normas con las que tenemos que lidiar todos los días y que, cada vez más, limitan lo más importante que puede tener un ser humano, la libertad.

La cantidad de estupideces que suelta por esa boca el susodicho dan vergüenza ajena a cualquiera que sepa un poco sobre Deuda y Financiación.

Dice el angelito cosas como:

1.-La rebaja de la calificación de la deuda del Ayuntamiento de Madrid no va a suponer mayor coste de financiación de la misma porque no van (vamos) a contratar nueva deuda. Es decir, que cuando los bonos vayan venciendo, el Ayuntamiento los amortiza sacando el dinero de sus arcas.

Acotaciones:

-Se supone que cuando se está endeudado es porque los ingresos no son suficientes para pagar los gastos y las inversiones.

-De ello se deduce que tiene pensado subir los impuestos y las tasas una barbaridad de modo que los ingresos sean suficientes.

-Como la presión fiscal necesaria para tal fin es inviable porque el consumo caería brutalmente, por no hablar de las inversiones, el desempleo aumentaría enormemente y con él los gastos asociados a los servicios sociales.

-Lo normal, por inevitable, es ir renovando la deuda según se produzcan vencimientos y eso, ignorante, se llama emitir nueva deuda en las condiciones de mercado del momento.

-Si tu calificación crediticia baja, el coste de la nueva deuda es mayor. Por mucha ideología basura que tengas en la cabeza, la realidad es la que es.

2.-La agencias de calificación hacen preguntas absurdas como, por ejemplo, interesarse por la política de desahucios de la empresa municipal de la vivienda o la subvención de la escuela de tauromaquia.

Acotaciones:

-La calificación de la deuda del Ayuntamiento se basa en el nivel de ingresos y gastos actuales y, sobre todo, en la evolución prevista de los mismos. No parece absurdo interesarse por las intenciones del Ayuntamiento en lo relativo a vivienda  y subvenciones, dos conceptos generadores de gasto muy importantes. Según el pollo éste, estos temas no tienen que ver nada y ve intencionalidad política.

-Demuestra un desconocimiento profundo sobre cómo se elabora un rating. Imperdonable en un concejal de economía.

-Le parece caro una minuta de 50.000€. Si comprendiera este marsupial lo importante que es tener calificación, le parecería hasta barato.

3.-Entiende como una quita encubierta el "descalificar" la deuda para poder recomprarla más barata. 

Acotaciones:

-¿Con qué dinero, pedazo de semoviente (en la segunda acepción que la RAE da al término)?

-¿Qué ibas a hacer el día después de tan magistral jugada?




Y este sujeto es economista.

En fin, que desespera ver el nivel. Lo más desalentador es que ya no sólo el problema es que nos "dirijan" iletrados, es que encima los que se suponen formados son tan ignorante como los primeros.

Y eso sí que es grave porque demuestra que la Universidad pública es un desastre, un fraude monumental para la sociedad que convierte a la primera no en una inversión, que es lo que debería ser, sino en un gasto. Enorme, además. Por no hablar del desastre que supone para las clases con menor poder adquisitivo porque elimina la posibilidad de progresión social de éstas, ya que la educación es el vehículo natural para ascender socialmente.

¿Qué valor tiene un título universitario emitido por la Complutense?. A la vista de este sujeto o de los cretinos podemitas, que encima dan clases allí, poco o nada.

Como dijo el mejor ejemplo de cómo un inepto superlativo puede llegar al poder:

"En este país cualquiera puede ser presidente"

Lo más gracioso es que no se dio cuenta de que se retrataba.

Por otra parte, suponiendo que sepa que lo que dice es falso, demuestra una falta de respeto por los "suyos" muy propio de su ideología.

Otro día, si soy capaz de superar la inmensa pereza que me provocan estos imbéciles, hablaré de la que le ha puesto ahí.

P.S. Y lo de Cádiz es de película o de chirigota, que sería más propio dado el personaje.

Edito para añadir un par de cosas que acabo de leer y que supongo ciertas por la fuente de la que provienen:

1.-El iluminado jumento que lleva la economía del Ayuntamiento de Madrid se alegra del ahorro de 100.000€ por rescindir el contrato a S&P y Fitch pero lo que no dice (o no sabe, aunque me resisto a creerlo) es que el coste de la deuda aumentará entre 70 y 120 millones, no tengo clara la cantidad pero en ese rango anda la broma. Como ya había escrito en el punto 2, esos 100.000€ son un regalo.

2.-S&P ha rebajado la deuda catalana de BB a BB- y con perspectiva negativa, es decir, muy cerca de la B. Hace tiempo que los bonos de la Generalidad dejaron el "Investment Grade". Esta expresión se refiere a la deuda que está por encima de BBB, la mínima que se considera como aceptable para infinidad de carteras (Aseguradoras, Fondos). Quiere decir ésto que ni hay ni va a haber colas para comprar deuda catalana. ¿Por qué si no les llamaron "Bonos Patrióticos" a sus últimas emisiones?. Porque para comprar hay que usar las tripas y no la cabeza.

El pollino protagonista de esta entrada dirá que hay que ver qué malas son las agencias y que todo es una campaña política contra la "coalición de progreso".

Qué lástima.






domingo, 28 de junio de 2015

Ruta de asfalto Motocra 2015

Poco antes de la Impalada pasé la ITV de la Impala y me encontré con "El Capi", activista del motoclub Motocra, que hacía lo propio con su Mercurio.

Me comentó que hoy se hacía la tradicional Ruta de Alfalto y que por qué no iba. Lo cierto es que no soy de rutas de este tipo y especialmente desde que comprobé que el asfalto hace mucho daño y más aún quitarlo de las heridas.

Lo cierto es que tengo un gran cariño al Motocra, fue el culpable de que me metiera en lo del trial (y lo que ha venido después) cuando organizó el cursillo con Mick Andrews en Soto del Real allá por septiembre de 2002 (la foto cabecera del blog es de ese día). Además, han organizado triales aún cuando en su ADN está el motocross sólo para dar impulso a las motos clásicas.

Me lo estaba barruntando cuando le pregunté a mi hija si le apetecía venirse conmigo a pasar una mañana circulando con la Bonnie para terminar comiendo paella y, para mi sorpresa, me dijo que sí. Por razones que no vienen al caso, que acepte hacer algo conmigo relacionado con las motos era algo que no podía desaprovechar, así que nos hemos presentado en Vicálvaro esta mañana dispuestos a pasar más calor que un pistón en la hora 24 de Montjuic.

La Bonnie:



Se salía desde la ITV de Vicálvaro donde el propietario nos agasajó con comida y bebida como para una boda. Una pena no haber llevado un par de "tuperwares". Mi hija encantada, ha salido a su abuelo paterno. Me comentó que tienen tres ingenieros y que uno de ellos está especializado en vehículos clásicos. Hasta han pasado la ITV a un Ford T.

Al final, se cerró la inscripción con 34 participantes. Aún queda para parecerse a la Impalada :-)

Algunas motos que me interesaron:










También estaba ésta que me hizo creer que el "guía" de la Impalada había acabado recalando allí en su búsqueda de Ullastre:




Pero no, no era él.


La ruta tranquila pasando por Vicálvaro, Mejorada del Campo, Loeches, Velilla de San Antonio, haciendo una parada más que necesaria en Villar del Olmo, pueblo al que tengo especial cariño por haber corrido dos triales allí, el último de ellos especialmente divertido. Pero de eso hace ya seis años.

Allí se acabó con dos cosechas de cebada por lo menos y con la producción anual de Font Vella.

Una foto de ese trial con la 330:





De este trial guardo uno de esos momentos imborrables, como el cero que se marcaron la 330 y el dedo índice de Julián. Lo cuento aquí en el punto 7.


Una foto del grupo:



De allí nos volvimos a Valdebernardo donde nos esperaba una paella y justo delante de mí se cayó una chaval que confesó que llevaba conduciendo motos ¡cinco días!. Quizás por eso se fue el suelo sin ninguna razón aparente, según él porque confundió el freno delante con el embrague (¿?). Era lo que le faltaba a Alejandra (mi copilota) para que mis hasta ahora vanos intentos de enseñarla a montar en moto se vuelvan aún más estériles. Por un lado la entiendo. Ver cómo alguien se cae sin razón aparente la ha hecho creer que a las motos las carga el diablo. Bueno, peor para ella y mejor para su madre.

Se quedó tirada una Mercurio de las dos que había y, como nos pasa siempre con esa marca, me tocó hacer de curandero. La pobre tuvo la mala suerte de que no estaba conmigo Julián, que es el que sabe, así que le dí al mango para avisar a la furgoneta escoba.

La paella:




Una jornada clásica, un calor espectacular y unos ratos con mi hija impagables.

Por cierto, la Bonnie, que debe tener familia en común con la 247 MK1 CG, se portó muy bien.

Edito para añadir un foto que hizo unos de los guías:



lunes, 15 de junio de 2015

Impalada 2015

He ido dos veces a la Impalada, ese magnífico akelarre que la gente del Moto Club Impala organiza todos los años en torno a esa maravillosa moto que es la Impala. En este caso no es una reunión de brujas presidida por Satanás presentado en forma de macho cabrío, sino de un montón (más de trescientos) de enamorados de un icono que se presenta en forma de Impala en todas sus versiones, que no son pocas, A algunos les pueden pueden parecer frikis pero si tuvieran una, se convertirían casi con toda seguridad, hasta los del dedo rampante.  

La primera vez fue en 2012, coincidiendo con el medio siglo de su existencia.

En esta ocasión, hicimos el viaje montados a lomos de 2 Impala 2, taurino y capicúa, Julián y servidor. No tenía todas conmigo porque significaba cerca de once horas conduciendo por carreteras secundarias y, sobre todo, volver de la misma manera ya cansados.

Al final decidimos que no hace falta demostrar nada y que, ante el ofrecimiento de que nos las trajeran en furgoneta la gente de Remotos, lo más sensato, dentro del aparente sinsentido que significaba lo que pretendíamos, era aceptarlo.

Julián se encargó de prácticamente todo lo relativo a la logística, como por ejemplo hacer la ruta a seguir:



Así salió la moto del garaje:


La bolsa "sobredepósito" es una Glover de los setenta hecha a medida de la Bonnie que sale en la foto. Decidí ponerla detrás, para sufrimiento de Julián, porque no me hacía con ella en su sitio natural entre los brazos, además pensar en quitarla en cada repostaje me daba una pereza enorme.

Salimos el jueves a las 9:33 desde Chamartín y pusimos rumbo a Barcelona con muchas ganas y fe en el GPS de Julián. Más tarde dicho aparato se ganó mi devoción y agradecimiento como contaré luego.

Mucha nube pero sin agua, así que perfecto. El el Área 103, ya en Guadalajara paramos un momento para tomar un café y a los pocos minutos la tormenta que nos perseguía nos pasó por encima. Gracias a Dios teníamos un techo donde cobijarnos porque la granizada no era poca cosa.


En el vídeo se observa mejor aún:

video

Era todo tan surrealista que ni siquiera nos agobiamos demasiado, sólo los primeros minutos de granizo, así que decidimos salir en cuanto la tormenta perfecta se convirtió en una "simple" lluvia torrencial,


Las motos, chorreando, arrancaron sin problemas y salimos en dirección a donde Mr. TomTom quisiera.

La verdad, la sensación de tranquilidad que tenía a pesar de los hectolitros de agua que caían me sorprendió porque la confianza que me daba la moto era tal que sólo me preocupaba de ver algo y mantener distancia con Julián por si los sustos.

Dejó de llover un rato y cambiamos el agua por una calzada dizque romana que no se ha vuelto a asfaltar, con lo que por arte de magia las Impala 2 se convirtieron en Impala Enduro. Me río yo de los Seis Días de San Lorenzo del Escorial de 1970 (para haceros una idea, pinchad aquí y ved el vídeo del NO-DO). Bueno, quizá he exagerado un poco, pero fue algo así. Como todo volvió a parecerme surrealista, le dí al mango casi como cuando llevaba mi 125L cuarenta años antes. No fue buena idea porque Julián se quedó sin luz delantera.

La Guardia Civil, de quienes recientemente escribí una entrada a modo de panegírico, nos paró pasados unos pocos kilómetros precisamente por esa bombilla jubilada forzosamente. Fue curioso porque Julián iba delante y la G.C. nos adelantó sin indicar nada y, desde mi posición vi cómo se paraban detrás de un coche que estaba en el arcén con lo que pensé que no tenía que ver con nosotros. Me sorprendió que Julián redujera la velocidad pero gracias a la distancia de seguridad que iba dejando, le rebasé sin mayor problema. Bueno, eso pensaba yo pero resulta que ellos se asustaron porque pensaban que me iba a dar un atracón con tanta gente como había por allí. "Hay que ir más atento" me dice uno de ellos. Yo, que no estaba de humor porque llevábamos buena marcha y estaba lloviendo (cómo no), le contesto que precisamente por ir atento no me los llevé por delante y que pensaba que no se pararon por nosotros. No me contestó, le debí dar pena. Casi me parto cuando Julián saca una bombilla y una McGiver para cambiarla. La cara de los civiles era para una foto. Pero no me pareció oportuno, la verdad.

Seguimos para buscar un sitio para comer algo y aparecimos en Molina de Aragón. En el restaurante Alcazaba nos embaulamos unas lentejas calientes y de segundo me pedí un par de huevos por aquéllo de que de lo que come se cría y pensaba que me iban a hacer falta. Exquisito, debería estar en la Guía Michelín.

Tras el reposo, Julián decidió que ir en moto empapado no era lo mejor y se compró en un almacén de agricultores un chubasquero verde de jardinero, barrendero o lo que sea, pero que a partir de ahora va a ser un traje de agua para moto de alta gama. Servidor llegó menos mojado, apenas nada y además los genes cántabros no consideraron necesario añadir más capas, bastante pinta de preservativo llevaba ya. No hice fotos del momento porque soy buena persona :-).

Con las calorías repuestas tiramos sin parar hasta Alcañiz y llegamos al Trillero (Plaza de Santo Domingo, 1), que es un bar-restaurante, sala de fiestas y hostal, es decir, un tres en uno. Magnífico sitio. Muy recomendable para motoristas, se vuelcan aunque me da que son así siempre. A modo de ejemplo, basta ver el grifo de cerveza para imaginar lo que les gustan las motos y su gente



Es el motor de la Harley de José, el dueño, que tras 100.000 km decidió convertirlo en dispensador de la mejor cerveza que he tomado en mucho tiempo, al menos me supo a gloria.

Después de cenar, a descansar. Si en ese momento se me ofrece Claudia Schiffer, la doy un beso en la frente y las buenas noches.

El viernes fuimos a un taller recomendado por José, para revisar un problema en la dirección de la Impala cordobesa y lo cierto es que Carlos, el mecánico propietario de Talleres Camaral, sabe lo que hace.



Cambió los retenes de la rueda delantera sin problemas y de paso aprendí algo de mecánica, que falta me hace.

El día se presentó perfecto, con sol y con una ruta por delante espectacular. Nos quedaban unos 240 km. que fueron un disfrute enorme (salvo el atasco de entrada en Barcelona, claro está).

Paramos tres veces para estirar las piernas y admirar el paisaje. Unas muestras:



Río Matarraña en Monleón (Teruel). 200 km. a meta


Pradell de la Teixeta, Priorato, Tarragona 142 km. a meta


Vilarrondona, Tarragona  90 km. a meta

En Vilarrondona tomamos algo de beber y un paisano nos contó sus historias sobre ruedas en una Metralla.

Siguiente parada, Barcelona. La entrada fue un suplicio porque ya estábamos cansados y tuvimos que culebrear entre el atasco de entrada. Tras dejar el equipaje en el apartamento que habíamos alquilado, por cierto, con su bandera incluída, a comer una butifarra como no podía ser menos. Deliciosa.

Nos acreditamos en el hotel Alberta y nos tomamos una cerveza con un forero de lamaneta, Duyamon (DUcati YAmaha MONtesa) y dos impaleros más que conocimos allí. Uno de ellos nos contó sus viajes de joven entre Madrid y Barcelona con una Texas cuando era estudiante. Entre eso y que en la sala habilitada del hotel había una revista del Moto Club que hablaba del viaje Barcelona-Tokio, me di cuenta de que lo nuestro había sido un paseo largo.

 Cenamos con los amics y a la cama.

Decidimos dejar las motos en la calle, a pesar del, como siempre, amable y generoso ofrecimiento de Nacho Barlett (Impala Sport) de dejarlas en su garaje, con el que quedamos a la mañana siguiente además de con Pepe Maciá (Impala 2 con carenado) y Fernando Piris (Texas 175). Una alegría ver de nuevo a Fernando, un tipo magnífico como hay pocos. Pepe fue un descubrimiento, no le conocía y es francamente encantador y ameno.

Llegada a Montjuic:



Nos encontramos con el gran Toni BH, compañero trialero que, a pesar de sus devaneos con una Sherpa, en asfalto recupera en buen sentido.

Primer selfie que hago y, a tenor de la cara de idiota que pongo, el último, pero es que no había a mano nadie para hacer la foto

Nacho y  Julián

Esta foto la pongo prque me parece muy bonita y además salen Dominica y Manel Garriga 

Uno de los momentos que más me gustan de la Impalada es la salida. Aproveché que lo hicimos de los últimos para grabar el momento:

video

Nuestra salida fue un espectáculo gracias a un paisano que, aún no entiendo por qué, decidió guiarnos porque el resto ya había salido. Digo que no lo entiendo porque no tenía ni idea de por dónde ir, cosa que me sorprendió porque, a tenor de cómo había decorado su moto, estaba claro que era de la tierra y muy orgulloso que parecía de ello (ésto último perfectamente comprensible, por otra parte) . Afortunadamente, llegó el buen pastor que es Pep y llevó al rebaño por el buen camino hasta la salida de Barcelona.. Le explicó al susodicho la ruta a seguir pero parece que el casco era tan duro como su mollera y nos volvió a liar. Nos hizo parar en una isleta de la autovía (con un par) para confesar que un pulpo en un garaje se orienta mejor que él. Entonces apareció Julián y su bendito GPS y nos guió, esta vez correctamente, hasta Ullastre donde estaba previsto el reagrupamiento y el desayuno-almuerzo. Por cierto, el sujeto de marras decidió seguir a Julián por delante de él y tomó una salida equivocada. Hasta pena me dió el pobre.

Con Julián en Ullastre y su GPS salvador. Foto cortesía de Eugeni.


En Ullastre pasamos un buen rato charlando con Eugeni.  Un bocadillo de butifarra repuso las fuerzas. Mira que está bueno. No entiendo por qué sólo lo como allí.

La ruta de la Impalada tiene un par de atajos para los que no quieren tantos kilómetros (son unos doscientos) o van con retraso para llegar a la comida. Dado que Fernando había pasado una noche toledana el día anterior, optamos por tomar uno de ellos. Por el camino, Nacho pensó, muy acertadamente, parar en Mura a tomar una cerveza a la que nos invitó por su cumpleaños y pasamos un rato muy agradable hablando de motos. De qué si no.

El tramo hasta Tarrasa donde estaba el restaurante de la comida fue espectacular y aproveché para aprender a tomar las curvas como si supiera montar en moto porque me dieron un máster entre unos y otros. Julián, Nacho, Fernando y Pepe las toman como si nada, sin tocar el freno y como si supieran lo que hay a la vuelta de las mismas. Sigo apretando los esfínteres cuando las tomo un poco más rápido de lo que suelo hacerlo pero al menos algo de confianza he ganado. Si soy malo en trial, en asfalto debo dar hasta lástima.

La comida estupenda, muy entretenida y además ambientada como saben hacerlo los del MCI:

No una, ni dos, ni tres, sino CUATRO Blitz preciosas en el salón. Una de ellas de Coro.

Además, la maqueta de Altaya de la Impala 175 Sport: presente también. Preciosa.


Merece la pena ver el vídeo promocional.

Indirectamente nos vino de perlas que estuviera allí la gente de Altaya porque Ana (un encanto), Marketing Manager Marketing Directo de Editorial Planeta DeAgostini se ofreció a llevarnos en su coche al Museu de la Ciència i de la Tècnica de Catalunya para ver la colección de Permanyer y luego dejarnos en Sants para coger el AVE que nos devolvería a Madrid. La motos volverán con Remotos, como ya escribí al principio.

Los amics tuvieron un detalle totalmente inesperado y nos hicieron salir al estrado para darnos a los madrileños una placa por haber ido desde Madrid en las motos. Difícil ser mejores tipos.

Edito para añadir una foto del momento que ha salido en solomoto.es:



En casa me monté un pequeño santuario para la foto. La terapia no está dando resultado, sigo tan friki como siempre.


En fin, una delicia de viaje. Para repetirlo pero, el próximo año, nada de pantalones con costuras porque la probabilidad de llegar con la voz aflautada es alta. Aviso a navegantes.

viernes, 15 de mayo de 2015

La Benemérita

Recientemente me ha pasado algo que me ha devuelto a la época en que les tenía como ángeles de la carretera.

Desde hace unos años mi percepción había cambiado para mal. Afán recaudatorio y alguna experiencia no muy buena.

Lo cierto es que había olvidado que una de sus funciones es velar por la seguridad vial y ayudar a los que tienen problemas en la carretera.

El caso es que me decidí a pasar la ITV de la Bonnie (por cierto, sin problemas) y a la vuelta me encuentro con que se para la hija de la Gran Bretaña. Empiezo a mosquearme, de forma lineal, eso sí, y cuando estaba en el último estadio del cabreo que me hacía pensar en incinerarla en plena M40, se me aparece la imagen de un depósito vacío y de un imbécil que no quiso echar gasolina ayer.

Me bajo de la moto maldiciendo esa pereza que tanto desprecio y sin saber qué hacer, porque estaba a no menos de cuatro km. de la gasolinera más próxima, aparece un coche de la G.C. Lo primero que hice fue sacar los papeles antes de que pararan. Una reacción de lo más "Pavlov"

Se baja uno de ellos, me echo la mano a la cartera y me pregunta, amablemente, que en qué me puede ayudar. Recordé que alguien me dijo una vez que si te quedabas tirado sin gasolina te multaban así que me resigné a adelgazar la cuenta más de lo que estaba y se lo conté.

Se miraron y me dijeron: "suba al coche, hay una gasolinera cerca de aquí. Por cierto, ¿de qué año es la moto?"

Bien, pensé, son moteros. Así que empecé a hablarles de la moto, de sus bondades y, sobre todo, de sus maldades.

El caso es que compré bolsa de tres litros y la llené. Me volvieron a llevar hasta la Bonnie que arrancó sin problemas. Ni un reproche.

Lo más gracioso es que el más aficionado a las motos resultó ser bultaquista. Ni una palabra en contra de dicha marca salió de mi boca.

Para terminar, decir que no sólo fueron amables sino que parecían disfrutar ayudando.

Gracias.