martes, 7 de marzo de 2017

Pepe

Estoy consternado.

Se nos ha ido una grandísima persona, todo bondad, amabilidad, educación y generosidad.

Reconozco ahora que le envidiaba. Tenía la vida que yo hubiera querido para mí. Desbordaba felicidad.

No sé qué más decir sin que suene vacuo y tampoco sé si es buena idea escribir algo con la emoción tan intensa que siento ahora, pero ni puedo ni lo quiero evitar.

Se agolpan los recuerdos y las sensaciones que tengo archivadas en la carpeta "amigos", como el día que nos conocimos gracias a Nacho Barlett, a quien agradezco muchísimo habérnoslo presentado.

Echaré mucho de menos esa presencia de "gentleman" sobre su Impala 2 carenada alimentada al 4% y desahogada a base de una "estripada" de vez en cuando, que conducía con la misma elegancia con que se producía, esas trazadas que a mí me producían cierto vértigo pero que parecían sencillas, esa generosidad que demostraba continuamente, cómo hablaba de sus nietos, una persona excelente que hacía la vida de los demás algo mejor, en fin, una buena persona que es la máxima categoría que conozco para definir a alguien.

Un abrazo y hasta la vista.




3 comentarios:

  1. Hace tres días cumplió 64 años. Un honor y un privilegio haber sido su amigo

    ResponderEliminar
  2. Me gustaría escribir que Pepe era amigo mio de toda la vida, pero no es así. Apenas un año desde que me lo presentaron, apenas tres encuentros, pero muy intensos por la bondad que destilaba, por la frescura de su presencia, por la amabilidad de sus gestos y palabras. No ha sido necesario conocerlo desde pequeño. Su recuerdo me deja un poso indeleble, mucho mas intenso de los que percibo de gente que conozco de toda una vida. Pepe, me quedo con el recuerdo de tu sonrisa serena. Un abrazo amigo !

    ResponderEliminar
  3. Suscribo todo lo que decís de arriba a abajo. Desde el primer momento se ha ganado nuestro aprecio. Siempre te llevaremos con nosotros Pepe.

    ResponderEliminar

Creo que sólo caben 330 caracteres. ¿Podría ser otra cifra?. No sé cómo ampliar la capacidad. Si algún día lo descubro, lo haré, lo prometo.